CFR Recalcine | Bringing new science to life

+56 2 2350 5200

Quetidin

innercore_vademecum

Buscador de Productos

Detalle del medicamento

Quetidin

División: Drugtech

ACCIÓN TERAPÉUTICA

Antipsicótico

INDICACIONES Y USO

Indicado en esquizofrenia, episodios maníacos asociados al trastorno bipolar, episodios depresivos asociados a trastorno bipolar, prevención de recurrencias en tratamiento de mantención de trastorno bipolar (episodios maníacos, mixtos o depresivos) en combinación con litio o valproato.

COMPOSICIÓN Y PRESENTACIÓN

Quetidin 25 mg: cada comprimido recubierto contiene Quetiapina 25 mg (como fumarato) Quetidin 100 mg: cada comprimidos recubierto contiene Quetiapina 100 mg (como fumarato) Quetidin 200 mg: cada comprimidos recubierto contiene Quetiapina 200 mg (como fumarato) Quetidin 300 mg: cada comprimido recubierto contiene Quetiapina 300 mg (como fumarato) Envase con 30 comprimidos

DOSIFICACIÓN Y ADMINISTRACIÓN

Vía de administración: oral. La Quetiapina puede ser administrada con o sin los alimentos, ya que éstos aumentan sólo levemente la absorción de la Quetiapina. Dosis habitual en adultos: ESQUIZOFRENIA: la dosis diaria total durante los cuatro primeros días de tratamiento es 50 mg (día 1), 100 mg (día 2), 200 mg (día 3) y 300 mg (día 4), administrados mediante un régimen de dosificación de 2 a 3 veces al día. A partir del cuarto día, la dosis se ajustará a la dosis efectiva usual de 300 a 400 mg/día, administrados 2 ó 3 veces al día. Dependiendo de la respuesta clínica y tolerancia de cada paciente, se pueden realizar ajustes de dosis adicionales en incrementos o decrementos de 25 a 50 mg a intervalos no menores a 2 días, dentro del rango de 150 a 750 mg/día. MANÍA BIPOLAR: la dosis diaria total durante los cuatro primeros días de tratamiento es 100 mg (día 1), 200 mg (día 2), 300 mg (día 3) y 400 mg (día 4), administrados mediante un régimen de dosificación de 2 veces al día. Los ajustes posológicos posteriores hasta 800 mg/día en el día 6 deben realizarse mediante incrementos no superiores a 200 mg/día. La dosis puede ajustarse, dependiendo de la respuesta clínica y tolerancia de cada paciente, dentro del rango de 200 a 800 mg/día. La dosis efectiva usual está en el rango de 400 a 800 mg/día. ANCIANOS: como con otros antipsicóticos, la Quetiapina deberá emplearse con precaución en ancianos y en pacientes debilitados o con predisposición a la hipotensión, especialmente durante el período inicial de tratamiento. Puede ser necesario que la velocidad de ajuste de dosis sea más lenta y que la dosis terapéutica diaria sea menor que la empleada en pacientes más jóvenes, dependiendo de la respuesta clínica y tolerancia de cada paciente. El clearance plasmático medio de la Quetiapina se redujo en un 30-50% en sujetos ancianos en comparación con pacientes más jóvenes. Niños y adolescentes: la seguridad y eficacia de la Quetiapina no han sido evaluadas en niños y adolescentes. DISFUNCIÓN RENAL: no se requiere ajuste posológico en pacientes con disfunción renal leve a moderada. DISFUNCIÓN HEPÁTICA: la Quetiapina se metaboliza extensamente en el hígado, por lo tanto, la Quetiapina se empleará con precaución en pacientes con disfunción hepática conocida, especialmente durante el período inicial de tratamiento. Los pacientes con disfunción hepática conocida deberán iniciar el tratamiento con 25 mg/día. La dosis se aumentará diariamente en incrementos de 25-50 mg/día hasta una dosis efectiva, dependiendo de la respuesta clínica y tolerancia de cada paciente. NOTA: cuando la terapia con Quetiapina es reanudada en un paciente que ha discontinuado el medicamento por más de 1 semana, se debe seguir el esquema de ajuste inicial. Si la discontinuación ha sido por menos de 1 semana, la Quetiapina puede ser reanudada a la dosis de mantención previa. Ya que la posibilidad de suicidio es inherente a la esquizofrenia, los pacientes no deben tener acceso a grandes cantidades de Quetiapina. Para reducir el riesgo de sobredosis, se debe suministrar al paciente la cantidad más pequeña de medicamento, necesaria para el manejo satisfactorio de la enfermedad.